Lo negativo de ser un psicólogo «Grinch»

Nov 11, 2021 | Práctica clínica

¿Te acuerdas de El GRINCH? Si, si, Jim Carrey verde que odiaba la navidad. Me vi esa película mil veces, es de mis pelis navideñas favoritas. Obviamente el personaje es originario de Dr. Seuss y hablaba de un ser antipático que detestaba la festividad navideña y estaba empeñado en destruirla. No vamos a relacionar la profesión con la navidad (aunque podríamos eh?) sino que nos vamos a centrar en las características del Grinch: solitario, ermitaño, y antisocial.

Cuando digo que es negativo ser un psicólogo Grinch me refiero a que no seas un terapeuta que trabaje solo. Es común en nuestra profesión y lo he visto mucho. De hecho, yo cometí el error de ser una psicólogo un poco Grinch en mis inicios.

Tenemos una profesión en la cual podemos trabajar de manera autónoma, sin necesidad de integrarnos a un equipo o de tener un trabajo en relación de dependencia. Una vez habilitados podemos ponernos nuestra consulta y arrancar. Simple. Pero solitario.

Y creo que trabajar de esa manera es riesgoso. ¿Por que? Porque podemos adoptar una forma de hacer clínica que nosotros solos no podemos cuestionar. Quizás comenzamos a atender y aprendemos un modo de hacer psicoterapia que lo replicamos a todos los casos por igual. Podemos caer en la falsa sensación de que encontramos nuestro estilo cuando quizás estamos muy equivocados. Esto nos lleva a no revisar nuestras formas de intervenir y a no adquirir nuevas estrategias. Perpetuamos un modo de trabajo que no siempre es efectivo o eficiente.

No es lo más conveniente.

¿Cómo podemos solucionar esto? Haciendo red.

Me acuerdo cuando comencé a atender, alquilaba un consultorio por hora. En lugar que estaba era imposible hacer red. Todos los psicólogos que trabajábamos allí atendíamos en horarios dispersos. Salía uno y entraba el otro. Parecía un hotel: los únicos espacios en común eran la cocina y el patio. A veces compartías café con algún colega al que le había faltado algún paciente o que había llegado temprano, pero no había tiempo de profundizar una relación de equipo.

Cuando me integré a un equipo de intervención en casos de violencia en el poder judicial fue cuando comprendí que a todo lo que había trabajado durante ese año, le faltaba el intercambio con colegas. Ahi me di cuenta que había adoptado la forma de trabajo solitaria. De hecho la idea de trabajar en equipo me daba un poco de miedo. Me había convertido en la psicóloga Grinch. Y no me gustó para nada.

Trabajando en ese equipo comprendí el valor que tiene el intercambio de conocimientos y técnicas con otros colegas. Aprendí muchísimo, me nutrí, crecí de manera profesional.

Hacer red con otros colegas te aporta muchos beneficios. Uno de los más importantes es poder compartir dudas, miedos, inquietudes con esos colegas. Poder resolver cuestiones del abordaje de casos de una manera más rápida y eficiente. Hacer red nos permite charlar sobre el “backstage” de la atención en consultorio; obtener otra mirada, adquirir nuevas estrategias, descargar frustraciones, sentirse identificado.

No sabes lo importante que fue eso para mi: sentir que otros se identificaban con mi práctica. Que a otros colegas también les sucedía lo que me sucedía a mi: que también se encontraban desorientados ante un caso a veces, que también le cancelaban sesiones a ultimo momento, que también sentían recelo a aumentar sus honorarios por pensar que estaban cobrando demasiado, que también había otros colegas que renegaban del mismo modo que yo con las obras sociales y la burocracia… Sentir que no era la única que a veces trastabillaba en la profesión me dio mas seguridad.

Eso es hacer red: crear un espacio en común entre colegas.

De más está decir que luego de esa experiencia me cambié de consultorio. Me mudé a uno en donde me sentía parte de un equipo, en donde teníamos seminarios semanales para trabajar y estudiar ciertos casos, en donde compartíamos formaciones y experiencias. A un lugar donde había intercambio, trabajo “inter”.

Hoy en día trabajo puramente con atención Online. Pero he sabido crearme redes de apoyo. De hecho, haciendo Campo Psi Recursos esa red se amplió y hoy hasta intercambio con colegas de otros países. No hay excusas.

¿Qué piensas de todo esto? ¿Trabajas en red? ¿Cómo las generas?

Quizás también te interese leer:

2 minutos que te harán mejor psicólogo

En tu email, cada semana

En mis emails te hablo sobre cómo emprender como psicólogo y de todo eso que no nos enseñan en la facultad pero que te encantaría saber porque te haría la vida más fácil.

Leer estos emails no te toma más de 2 minutos y además recibes un kit de regalo:

✺ de regalo en tu mail ✺