Beneficios de utilizar materiales terapéuticos en tus sesiones

Nov 26, 2019 | Práctica clínica, Recursos terapéuticos

Hace unas semanas subí un posteo en nuestro Instagram donde resumía los beneficios que ofrecen los materiales y recursos terapéuticos a los psicólogos que se dedican a la clínica. No hablo solo de los nuestros, sino en general. Esto es porque realmente siento que utilizar herramientas (como actividades, ejercicios o juegos) aporta y enriquece el trabajo de una sesión, potencia sus beneficios y ayuda a que el proceso no sea sólo el psicólogo preguntando y el paciente respondiendo.

Me acuerdo que cuando aún estaba en la carrera, en uno de los últimos años, una profesora mencionó que una sesión no es un encuentro improvisado. Veamos; podemos pensar que sí es improvisado desde el lado del paciente que muchas veces llega y no sabe de que hablar hasta que los temas van surgiendo de algún modo. El psicoanálisis diría que esto es la asociación libre, en otras líneas teóricas lo llamarían diferente pero mas o menos hablamos de lo mismo: Trabajar con lo que el paciente trae a la terapia.

Pero esto, trabajar con lo que el paciente trae, no significa que nosotros somos improvisados. Tenemos nuestra formación teórica y práctica en la cual hemos adquirido herramientas de evaluación, diagnóstico e intervención. A partir de ello podemos ir pautando ciertos objetivos a trabajar. Para ello son muy útiles los materiales terapéuticos.

Y es esa una de las razones por las cuales cree Campo Psi Recursos; detrás de todo el bagaje teórico de cargaba de mis años de estudio sentía que a veces no sabía como trabajar determinados objetivos del tratamiento. Lo sabía de manera teórica, pero no sabía como bajarlo a la práctica. Me encontré muchas veces en medio de una sesión queriendo trabajar algo puntual con un paciente y sin saber como hacerlo, o como proponerlo, o que formato de actividad debía ser, o simplemente como enunciar una consigna.

Me metí a muchos cursos, muchísimos, no exagero. Presenciales, online, en diferido, en vivo. Algunos los sentí una perdida de tiempo, sinceramente. Parecía un repaso de todo lo que ya había leido en los libros pero no me aportaban herramientas prácticas. En otros sentía que crecía como psicóloga.

Supervisé muchas veces, con diferentes profesionales. Con algunos sentía que aprendía muchísimo, con otros me sentía dentro de un grupo de estudio que no llegaba a ningún lado.

Fui adquiriendo práctica, se fue haciendo más sencillo poco a poco. Pero ahí fue cuando sentí que todo esto que estaba “aprendiendo a hacer” debía volcarlo en algo tangible, algo empírico, algo que pudiera trabajar una y mil veces.

Los enredos y los errores, los conocimientos y la práctica, fueron tomando forma de actividades. Primero salió una con la cual pude trabajar objetivos específicos con una paciente que sufría ansiedad generalizada, luego una planilla de registro emocional para pacientes adolescentes (pero una planilla que tuviera todo lo que necesitaba) luego una actividad a modo de tarea terapéutica…. Y así, todas esas actividades sueltas se convirtieron en cuadernillos.

Los estudié mucho, no te miento. Cada actividad debía tener una razón de ser, una lógica dentro de todo el sistema. No quería que sea un compilado de actividades sueltas. Tampoco la idea era armar un plan de tratamiento (¿Qué profesional desea eso? Por favor). La idea era sencilla; bajar la teoría a la práctica y crear actividades que me permitieran trabajar distintos aspectos de una misma problemática, desde perspectivas y sentidos diferentes. Profundizar, ir desde lo más general a lo más específico, para tener a mano dinámicas que me permitan trabajar en una sesión y que le permitan al paciente llevarse algo más que solo lo hablado.

Luego decidí compartirlo con colegas.

Me sorprendí cuando la acogida fue buena. No pensé que iban a interesarse tanto en ellos. Fueron surgiendo otras temáticas, los mismos colegas nos escribían para decirnos “me gustaría algún material para trabajar x cosa”… Eso nos mantuvo siempre en movimiento; leyendo, estudiando, supervisando.

El objetivo siempre fue ese: tomar todo el conocimiento que nos dan en la carrera y posgrado, e intentar convertirlo en algo “usable” en el día a día del psicólogo.

Creo que vamos bien. Nos enorgullece saber que muchos colegas los utilizan y están conformes.

En fin, lo que te decía al principio. Entre los beneficios de utilizar materiales terapéuticos, encontré:

1. Son creados por profesionales en base a su formación y experiencia

2. Facilitan los procesos de exploración y evaluación

3. Ayudan a planificar con anticipación

4. Le otorgan al paciente un papel activo en su terapia

5. Dinamizan el proceso de intervención

6. Hacen de las sesiones encuentros más fluidos y entretenidos

7. Permiten al paciente comprender mejor lo que se trabaja en terapia

8. Ayudan al paciente a comprometerse con la resolución de tareas

9. Brindan herramientas prácticas que puedes seleccionar según el caso


Puedes ir a leer el post completo en Instagram (clickea ahi)

De eso de trata; ayudarte con más herramientas y recursos para abordar los casos que te llegan. Sabemos que no todos los casos son iguales (de hecho, ni uno es igual a otro), pero sabemos que algunos parecen más desorientadores que otros. Allí es donde volvemos a los libros, acudimos a un profesional con mas años de experiencia para que nos guie, o derivamos el caso a alguien que esté más formado.

La idea de los cuadernillos y materiales que ofrecemos es sencillamente APLICAR lo aprendido y que cuentes con actividades creadas a partir de la teoría que te permitan trabajar aspectos de la clínica de una forma más dinámica.


Si eres nuevo por aquí, te doy la bienvenida. Somos Campo Psi Recursos, al igual que tu, somos psicólogos. No nos creemos con más experiencia o conocimientos que tu, ni mucho menos. Simplemente nos gusta estudiar mucho y volcar lo aprendido en herramientas prácticas que podamos usar cuando estamos frente a un paciente. Te invitamos a conocerlas aquí.

Y si ya nos conoces, te agradecemos por leernos siempre. Esperamos que te sumes a este nuevo espacio de intercambio.

Ahora cuéntame tu: ¿Ya utilizas recursos en tus sesiones? ¿Qué otros beneficios le encuentras? ¿Qué tipo de recursos te gusta utilizar?

Quizás también te interese leer:

2 minutos que te harán mejor psicólogo

En tu email, cada semana

En mis emails te hablo sobre cómo emprender como psicólogo y de todo eso que no nos enseñan en la facultad pero que te encantaría saber porque te haría la vida más fácil.

Leer estos emails no te toma más de 2 minutos y además recibes un kit de regalo:

✺ de regalo en tu mail ✺